x
Breaking News
More () »

El fiscal dice que el juicio por asesinato en el caso de Mollie Tibbetts no será fácil

Los abogados han empezado a reducir a 12 jurados y 3 alternativos de los 175 candidatos en el juicio del hombre acusado en el asesinato de Mollie Tibbetts.

DAVENPORT, Iowa — Un fiscal advirtió a los posibles jurados el lunes que el juicio al que se enfrenta el mexicano a quien le imputaron cargos por apuñalar fatalmente en el 2018 a una estudiante de la Universidad de Iowa incluirá evidencia gráfica que puede ser emocionalmente algo difícil de ver y escuchar.

El fiscal Scott Brown dijo que el caso del asesinato en primer grado de Cristhian Bahena Rivera incluirá fotos y testimonios sobre las heridas a causa de las puñaladas que recibió Mollie Tibbetts de 20 años después de haber salido a correr.

“Hablaremos de la violenta muerte de una joven, Mollie Tibbetts”, dijo Brown, un asistente del fiscal general de Iowa, mencionó durante la selección del jurado en los eventos en el centro en Davenport, donde los abogados empezaron a reducir a 12 jurados y tres alternativos de los 183 prospectos. “No será agradable”.

Expertos legales dicen que asegurar un juicio justo para Rivera, un trabajador de una granja quien se sospecha entró al país ilegalmente cuando era adolescente, será difícil. El arresto de Rivera encendió la furia sobre la inmigración ilegal, cuando el entonces presidente Donald Trump llamó a Rivera asesino quien explotaba negligentemente las leyes de inmigración y el gobernador de Iowa lo llamó predador. El caso se adentra en la ansiedad sobre violencia en contra de la mujer, debido a que la joven fue atacada mientras se ejercitaba en su pequeño pueblo de Brooklyn, Iowa.

Credit: AP
In this September 2016 photo provided by Kim Calderwood, Mollie Tibbetts poses for a picture during homecoming festivities at BGM High School in her hometown of Brooklyn, Iowa.

La selección del jurado continuará el martes antes del juicio de dos semanas en un juzgado del Condado Scott.

Rivera, de 26 años, fue encarcelado desde agosto del 2018 cuando fue arrestado. El vestía una camisa y pantalones de vestir el lunes y escuchó por medio de los audífonos mientras un traductor le explicaba del procedimiento en español. Es muy probable que se enfrente a un juzgado predominantemente blanco en un estado donde Trump llevaba la delantera en el 2020.

El abogado defensor Chad Frese le dijo a los posibles jurados que el estatus migratorio de su cliente desafortunadamente se había convertido en punto de “enfoque” pero que no tenía nada que ver con el juicio. Dijo que Rivera debe de tener los mismos derechos constitucionales que un ciudadano americano y que el jurado no debe de contar en su contra su falta de sabiduría en el idioma inglés.

La gran mayoría de los posibles 30 jurados que cuestionaron el lunes dijeron que habían escuchado sobre el caso y una docena dijo que ya se habían formado opiniones al respecto. Al menos seis fueron excusados después de haber sido entrevistados en privado sobre sus puntos de vista.

Uno de los posibles jurados era una mujer quien dijo que sentía compasión por Rivera porque había sido acusado de un crimen horrible y por la familia de la joven quién fue “tan agresivamente asesinada”.

“Creo que quien haya hecho esto definitivamente debe pagar”, dijo la mujer agregando que su punto de vista “de ninguna manera” le impedirían servir.

Tibbetts desapareció en julio del 2018 causando una búsqueda masiva de cientos de fútbol de oficiales de la ley y voluntarios y tuvo una extensa cobertura en los medios de su pueblo natal de 1,700. Los detectives dicen que se concentraron en Rivera un mes después de haber obtenido video de vigilancia que mostraba a un auto Chevy Malibú que aparecía dando vueltas mientras que la joven corría y un oficial después lo vio en el pueblo conduciendo ese mismo vehículo.

Tras haber encontrado sangre en la cajuela del Malibu, la policía interrogó a Rivera, quien inicialmente negó estar involucrado en el caso, pero los agentes federales pusieron a un agente de inmigración con él durante el tiempo del interrogatorio. Horas después, investigadores dicen que confesó a verse acercado a Tibbetts, confesó que la mató en estado de pánico después de que ella lo amenazó con llamar a la policía, luego escondió su cuerpo en un cultivo de maíz. Presuntamente él mismo condujo a la policía hasta donde se encontraba el cuerpo, el cual estaba debajo de hojas de maíz.

En la autopsia reveló que ella murió a causa de heridas causadas por un objeto filoso debido a puñaladas, aunque los investigadores no han recuperado el arma en el asesinato. La policía dice que la prueba de ADN en la sangre que encontraron en la cajuela del vehículo de Rivera concuerda con la de Tibbetts.

Rivera, padre de una niña pequeña, no tiene historial criminal previa. Frese sugirió el lunes que argumentará que su cliente dio falso testimonio después de horas de interrogación, y que eso llevará crearán sospecha en otros por la muerte.

El juicio se movió al Contado Scott, 100 millas al este de Brooklyn, después de que la defensa notara que los residentes locales tenían “opiniones muy fuertes” sobre la culpabilidad de Rivera y su nacionalidad mexicana, además casi la mayoría eran blancos. La población del Condado Scott es diversa por estándares de Iowa, pero aún así aproximadamente 80% son blancos y 7% hispanos o latinos.

Trump se enfocó en el arresto de Rivera para argumentar leyes de inmigración más fuertes en la nación, llamándolo inmigrante ilegal (illegal alien) quién mató a una “increíble, bella joven”. El gobernador Kim Reynolds expresó enojo sobre “un sistema roto de inmigración permitió que un predador como esos viviera en nuestra comunidad”.

La retórica anti migratoria fue rápida. La familia republicana que empleó y le dio alojamiento a Rivera bajo un alias reporto haber recibido amenazas de muerte. Llamadas robótica relacionadas con un grupo supremacista blanco de Iowa hacer llamado para una deportación masiva. Inmigrantes, incluso muchos que están en el país legalmente, dicen tener miedo.

La furia se calmó después de que la familia de Tibbetts pidiera a los políticos dejar de usar la muerte de su hija para promover una gente racista a la que ella se hubiera opuesto y dijeron que los inmigrantes deberían ser tratados como vecinos no como chivo expiatorio.

“Mis clientes me dicen que el discurso de la familia ha salvado vidas y que pudo haber prevenido violentas represalias”, dijo Bram Elías que dirige una práctica de inmigración en la escuela de leyes de la Universidad de Iowa. “En algunas maneras es una señal de qué tan efectivos fueron que hoy estamos pensando acerca de un juicio justo”.